Sorpresa grata para la “Nación Yankee”

NUEVA YORK – La alegría que ha generado el regreso de Andy Pettitte a los Yankees se debe al refuerzo que representa, pero también a la nostalgia que evoca.

La noticia de que Pettitte firmó un contrato de liga menor con Nueva York fue una verdadera sorpresa. Muchos aficionados y profesionales de la industria comparten la opinión del gerente general Brian Cashman, quien consideraba que Pettitte se había retirado prematuramente. De que a Pettitte aún le queda algo, sino mucho, en el tanque, hay pocas dudas.

No es que la rotación de los Yankees se vea escasa. Está el as CC Sabathia, los recién llegados Michael Pineda y Hiroki Kuroda, Iván Nova, Phil Hughes y el veterano Freddy García. Pero en estos momentos, García está lesionado y la velocidad de la recta de Pineda podría convertirse en una preocupación, aunque Joe Girardi insiste, con razón, que es muy pronto para sonar la alarma.

La presencia de Pettitte, que ganó cinco anillos de Serie Mundial con los Yankees y es el pitcher con más victorias en la historia de la postemporada, solamente puede ser positiva. Dejando a un lado las victorias que le pueda dar a los Yankees, especialmente en octubre, creo que tener cerca a alguien como Pettitte será beneficioso para jovencitos como Nova y Pineda.

Pettitte dijo que ha estado tirando esporádicamente desde diciembre y que su brazo en estos momentos está más fuerte que el resto de su cuerpo. No creo que pretenda ni que sea realista que esté listo para el inicio de la temporada. Pero sea cuando sea que se una a la rotación de los Yankees — considero que es cuestión de tiempo — será bienvenido no solamente por lo que pueda hacer en el terreno en el 2012 sino por todo lo que representa dado lo mucho que ya ha logrado con el uniforme rayado.

Fin de una era histórica

Ayer fue un día agridulce para nosotros a los Yanquistas. Digo agridulce porque me da tristeza saber que ya no voy a ver a Jorge Posada detrás del plato, pero a la vez es un alivio saber que no voy a tener que verlo en otro uniforme.  Posada disputó su primer juego en la Gran Carpa con los Yankees y se ayer se retiró como miembro los Yankees, como debió de ser.

Desde el punto vista profesional, Jorge es una figura importante para mí porque fue el primer Yankee a quien tuve el privilegio de entrevistar en el 2009.

Posada, Derek Jeter y Mariano Rivera estuvieron juntos en las filas de los Bombarderos durante 17 campañas consecutivas, lo cual los hace el trío de compañeros en la historia de los cuatro deportes profesionales principales en Estados Unidos – béisbol, basquetbol, fútbol americano y hockey — que más tiempo se mantuvo intacto.

Al comienzo de la campaña del 2009, le pregunté a Jorge en el clubhouse acerca de ese récord. Me dijo que éste lo hacía sentir muy orgulloso porque Jeter y Rivera tienen destino a Cooperstown. Le pregunté que si él también merecía una placa en el Salón de la Fama y me respondió que no lo sabía.

La pregunta que le hice a Jorge y que éste evadió es la misma que se hacen hoy tanto los cronistas como los fans.  Jorge aparecerá en la papeleta para el Salón dentro de cinco años y hasta entonces no sabremos qué piensan los votantes. Mientras tanto se analizaran los números de Posada y se le comparará con los receptores que han sido exaltados y con los que se han quedado cortos.

De lo que no hay duda es de que si de pasión por el béisbol se tratara, Posada estuviera en el Salón de la Fama mañana mismo. Poco peloteros han jugado con la intensidad que Posada traía al terreno y creo que eso será lo que recordaré de él. Quizás su carácter lo haya hecho chocar con algunos pitchers y fue lo que lo hizo pedirle al manager Joe Girardi que lo sacara de un partido contra Boston el año pasado. Un jugador como Jorge nunca iba a aceptar serenamente un rol disminuido y ante su descenso el año pasado creo que era momento de despedirse.

Los receptores con poder al bate como Posada no se ven todos los días y ahora que los Yankees enviaron a Jesús Montero a Seattle, me pregunto cuándo volveremos a ver a un cátcher de esa índole en un uniforme de los Yankees.

Han “brillado por su ausencia”

Los Yankees han “brillado por su ausencia” en esta temporada baja debido a su relativa inacción en el mercado de agentes libres. Al que se queje que el gerente general Brian Cashman no está haciendo nada para reforzar al conjunto, me gustaría recordarles que (como me dice mi mamá a veces cuando me voy a las tiendas) no se trata de comprar por comprar, sino por en invertir bien el dinero, sean US$20 o $20,000.

Por pequeña que sea comparada con las grandes contrataciones de los Marlins y los Angelinos considero que firmar de nuevo a Freddy García por US$4 millones fue una maniobra inteligente de parte del gerente general Brian Cashman. La rotación abridora es la mayor interrogante de los Yankees y creo que el regreso de García la hace lucir bastante decente aunque no sea la mejor.  No había ningún abridor en el mercado que representara una opción lógica para los Yankees, por lo tanto prefiero que hagan lo que puedan con lo que tienen en lugar de invertir una suma exorbitante que podría limitarlos en el futuro. (No necesitamos otra contratación como la de A.J. Burnett.)

Aun con una rotación improvisada, los Yankees terminaron con el mejor récord en la Liga Americana este año por lo tanto confío que  con las piezas que tiene, en los entrenamientos el manager Joe Girardi armará un cuerpo monticular capaz de volver a ganar la división.

La rotación sigue siendo interrogante

Hace unos días, Hal Steinbrenner expresó una preocupación que debe estar en la mente de todos los fanáticos de los Yankees: el estado de la rotación abridora.

Los Yankees ya renovaron el contrato del as CC Sabathia quien, junto al dominicano Iván Nova, representan las únicas dos piezas seguras de la rotación. Fuera de ahí, los otros tres puestos son interrogantes. Phil Hughes tuvo una campaña llena de lesiones y altibajos en el 2011, mientras que A.J. Burnett una vez hizo a los Yankees lamentar el jugoso contrato que le dieron antes de la temporada del 2009.

No creo que los Yankees deban invertir grandes sumas en agntes libres como C.J. Wilson o Roy Oswalt. Ambos tienen méritos como lanzadores, pero de no ser por la escasez de abridores en el mercado, ninguno  estaría en posición de grandes contratos como los que han pronosticados. Más bien creo que es momento de poner a prueba al prospecto mexicano Manuel Bañuelos en Grandes Ligas y de buscar formas más económicas de reforzar la rotación, sea mediante canjes o contrataciones de agentes libres de menos perfil este invierno.

La novela de Jorge Posada y los Yankees parece estar llegando a su fin. La relación entre el conjunto y el cátcher boricua se tornó turbulenta este año y Posada dijo recientemente que considera casi imposible un regreso al Bronx.

Tras las salidas del también puertorriqueño Bernie Williams, el manager Joe Torre y ahora la polémica de Posada, me pregunto si la despedida entre una figura prominente y un equipo como los Yankees puede ser pacífica. La decisión de retener a un jugador por sentimentalismo obviamente es más conflictiva en un conjunto como los Yankees cuya meta de ganar año tras año está por encima de todo.

De pronto me viene a la mente el caso de Cal Ripken Jr., que fue el rostro de la franquicia de los Orioles por muchos años. Antes de retirarse en el 2001, Ripken jugó en apenas en 86 y 83 partidos en 1999 y el 2000, respectivamente.  Su promedio cayó de .256 a .239 del 2000 al 2001. Sin embargo, a diferencia de Posada, Ripken pudo salir de Grandes Ligas en sus propios términos. ¿Por qué? Porque en esas temporadas Baltimore estaba en el penúltimo lugar en el Este de la Liga Americana con pocas esperanzas de salir de ahí.

Quizás sea egoísta de mi parte como aficionada, pero me gustaría que, al igual que Ripken, Posada termine siendo uno de esos peloteros que juegan por un solo equipo. No me imagino a Posada en un uniforme que no sea el de los Yankees.

Continue reading

Texas, de los males, es el menos

NUEVA YORK — El otoño ha llegado oficialmente a la Gran Manzana, trayendo con él la época más emocionante del año para los que siguen la acción de Grandes Ligas.

En la Liga Americana, dos equipos – los Tigres y los Yankees – ya se han asegurado los títulos de sus respectivas divisiones, mientras que los Rangers están muy cerca de coronarse en el Oeste. La mayor interrogante en el Joven Circuito en estos momentos es el Comodín, ya que los Rays y los Angelinos podrían arrebatarles el primer lugar a los Medias Rojas, cuya ventaja es de apenas dos juegos.

Aún no se sabe con cuál equipo chocarán los Yankees en la Serie Divisional. Las reglas estipulan que el equipo con el mejor récord en la liga se mide al ganador del Comodín, al menos que éstos pertenezcan a la misma división.  Cuando eso sucede, el conjunto mide fuerzas con el campeon divisional con el peor record.

Supongamos por un momento que los Yankees terminen con el mejor récord en la Liga Americana y que el ganador del Comodín sea Boston o Tampa Bay. Dado ese caso, la pregunta que surge es la siguiente: “Entre los Tigres y los Rangers, ¿cuál sería el reto más fácil para los Yankees?

Considero que los Tigres del 2011 son superiores a los Rangers y por lo tanto representarían un reto mayor para los Yankees. Por ese motivo, aunque perdura el amargo recuerdo de la eliminación de los Yankees a manos de Texas el año pasado, dado a elegir,preferiría que enfrentaran a los Rangers — incluso hasta a los Angelinos — que a los Tigres.

Los Rangers del 2011 están sin una de las armas letales del 2010, Cliff Lee, quien integra ahora la rotación de Filadelfia. Los Yankees también han tenido éxito contra Texas este año, ya que los barrieron en una serie de tres juegos en el Bronx en julio y le ganaron dos de tres juegos en Arlington en abril.  A pesar de las contribuciones sólidas de C.J. Wilson y Colby Lewis, el pitcheo abridor de los Rangers ha tenido altibajos este año y eso es algo que la potente ofensiva de los Yankees podría aprovechar en los playoffs.

Por otro lado, los Yankees ganaron sólo dos de los cuatro encuentros contra los Tigres esta temporada y no hay que olvidar que Detroit tiene en sus filas al candidato más fuerte al Premio Cy Young,  el derecho Justin Verlander, quien al momento de escribirles encabeza las Grandes Ligas con marca de 24 victorias y está en segundo lugar con una efectividad de 2.27. Algunas personas argumentan que Verlander debe ser el Jugador Más Valioso en la Liga Americana.

Poniendo los argumentos de ambos equipos en una balanza, preferiría que en la primera ronda, los Yankees se enfrentaran a los Rangers o a los Angelinos. Es decir, al cualquier equipo que no sean los Tigres.

Saludos,

Nathalie

Nova digno del Novato del Año y mucho más

NUEVA YORK – El manager de los Yankees, Joe Girardi,  expresó recientemente su apoyo al lanzador Iván Nova para el premio al Novato del Año en la Liga Americana.  Nova tiene marca de 15-4 con efectividad de 3.94 este año y me parece un candidato sólido para el galardón, al cual también aspiran los abridores Jeremy Hellickson de los Rays de Tampa Bay y el también dominicano Michael Pineda de los Marineros de Seattle.

Entre los jugadores de posición que serían considerados para el premio están los inicialistas Mike Trumbo de los Angelinos y Eric Hosmer de los Reales.  (Personalmente, yo premiaría a dos novatos en cada liga, a un lanzador y a un jugador de posición.)

Ante dicha camada de candidatos, veo difícil que Nova resulte el ganador sólo porque pasó un mes en liga menor tras el regreso de Phil Hughes a la rotación.

Volviendo al tema de los Yankees, a pesar de que Girardi destacó la contribución del Nova este año, considero que ha pasado algo desapercibido y que su desempeño ha sido opacado por otras historias, incluyendo los renacimientos de su compatriota Bartolo Colón y el venezolano Freddy García.

Pero ahora que se acerca la postemporada, Girardi tiene decisiones importantes que tomar acerca de la rotación.  Si la temporada terminara hoy, mi rotación para los primeros tres juegos de la Serie Divisional estaría compuesta del as CC Sabathia, García y Nova a exclusión de Hughes, Colón y A.J. Burnett.

Comparto con ustedes esta opinión muy consciente de que Nova es el abridor de los Yankees que menos experiencia tiene.  No obstante, el año pasado, cuando fue un convocado de septiembre, ya se le elogiaba por la serenidad que emanaba en la loma a todo momento y creo que eso lo hará valioso en octubre a pesar de la magnitud de los partidos. Por lo tanto, no dudaría en darle la bola a Nova durante la postemporada.